viernes, 16 de noviembre de 2012

El compromiso

En una sola palabra:

"¿Qué significa para ti el compromiso?"

Muchas personas, de manera automática, responden: "responsabilidad", "respeto", "trabajo", "fidelidad", "boda"... El concepto del compromiso lo tenemos asociado a una imagen o circunstancia que implica "comprometerse". Ahora bien, cada persona se implica según una serie de niveles de compromiso según sea la situación que se le presente.


COMPROMISO, significa poner en juego nuestras capacidades para sacar adelante todo aquello que se nos ha confiado y nuestra conciencia ha aceptado. Desde la Psicología, se define el Compromiso como la “obligación interna racionalizada por el sujeto y decidida por la voluntad y por sus estados de ánimo, el cual dan como función principal la deliberación de un deseo de hacer o no hacer”.

Una persona comprometida es aquella que cumple con sus obligaciones haciendo un poco más de lo esperado al grado de sorprender, porque vive, piensa y proyecta sus energías para sacar adelante todo aquello con lo que está compremetida.

Como personas, nos comprometemos en las siguientes situaciones:

Como padres: los hijos necesitan que los padres les dediquen parte de su tiempo para jugar, conversar y enseñar. 

Como pareja: Fidelidad, avivar el amor y la comprensión, cuidar el aspecto personal, hacer pequeños obsequios, salir juntos al cine o a cenar, terminar una pequeña riña con un beso y un abrazo...

Como hijos: Sinceridad, respeto, las faenas asignadas en el hogar, cuidados, detalles de cariño, pequeños servicios y comprensión.

Como amigos: La amistad se cultiva. El mutuo afecto es estar pendiente de su bienestar personal y familiar.

Como ciudadanos: Evitar la indiferencia, no podemos quejarnos de la situación actual del país o del mundo sin hacer algo para cambiarlo. El compromiso es fundamental para mejorar el mundo en el que vivimos.

Como trabajadores: No olvidar procurar un ambiente amable y las buenas relaciones. Parte de nuestro compromiso es la actualización de conocimientos para el perfeccionamiento profesional.

¿Pero sólo basta comprometerse con los demás? ¿Qué pasa con el COMPROMISO HACIA UNO MISMO? A veces estamos tan orientados hacia responder y satisfacer los compromisos que tenemos hacia las demás personas, que nos olvidamos del nuestro hacia nosotros mismos.

"Comprometerse con uno mismo", implica adoptar una aptitud analítica que nos lleve a valorar el trabajo que tenemos entre manos como la prioridad más importante del momento. Esto es, que si decides emprender un negocio, declararte a la persona de quién estás enamorado, marcharte a buscar trabajo al extranjero, romper con una situación que te asfixia, comenzar a escribir en un blog (como es mi caso), o cualquier DECISIÓN, hay que poner todas las ganas, fuerza e ilusión, para llevarlo a cabo sin desistir, PASE LO QUE PASE. Por que del éxito de tu objetivo, dependerá el nivel de compromiso que hayas puesto durante todo el proceso.


Para comprometernos con una idea, es fundamental realizar un ejercicio de introspección, en el que reflexionemos sobre:

- Nuestras aptitudes: Aquellas habilidades físicas o intelectuales en las que poseo una mayor destreza.
- Intereses y aspiraciones: Tener claro el logro que quiero conseguir; esto impulsa a comprometerse, a invertir mi tiempo y entusiasmo para lograrlo.
- La manera de ser y comportarse: Cómo es mi personalidad, mi originalidad, y cómo voy a dotar a mi proyecto de mi toque personal.  


Por mi parte, yo tengo ilusión y ganas de emprender este proyecto, y ME COMPROMETO a compartir con todas aquellas personas curiosas, aspectos interesantes sobre el comportamiento humano. Sin más preámbulos, bienvenidos/as a "Un psicólogo en la red".


4 comentarios:

  1. Te deseo muchísima suerte con este blog, te mereces todo lo mejor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar