miércoles, 27 de febrero de 2013

LA ENVIDIA. Qué consecuencias tiene y cómo podemos cambiarla


La envidia es un sentimiento de frustración insoportable ante algún bien de otra persona, a la que por ello se desea inconscientemente dañar. Se trata de un sentimiento bastante común que, sin embargo, el hecho de no ser capaces de dominarlo correctamente, puede llevarnos a que nos perjudiquemos nosotros mismos. 


Entre los inconvenientes que genera la envidia, podemos encontrar que bloquea el pensamiento creativo, genera ansiedad, tristeza y rencor, o se manifiesta a través de miradas y frases inoportunas, o mediante frases calculadas para hacer daño.

En primer lugar, habría que destacar que el mero hecho de observar o reconocer que algunas situaciones o personas provocan envidia puede resultar positivo, pues que ayuda a reflexionar sobre los propios recursos y con ello aceptar nuestras propias limitaciones. Por otra parte, la admiración a determinadas personas, no significa tenerles envidia, es saber valorarlas a ellas, sin menospreciarnos a nosotros mismos.

  • Si sufres las miradas y las palabras de una persona envidiosa trata de pasarlas por alto. Tú no eres responsable de su sentimiento. Intenta descubrir la envidia a tiempo, de ese modo te evitarás muchísimos problemas, no desarrolles confianza con las personas envidiosas.
  • Si eres una persona envidiosa y quieres salir de ese estado porque te está consumiendo la vida, sigue las siguientes indicaciones, y verás como te resultan muy útiles:
- Siente el cariño y el apoyo de los seres queridos.

- Desarrolla tu sentido del humor.

- Encuentra tu propia identidad y diferénciate. 

- Sé consciente de qué es lo prioritario de tu vida.

- Tolera tus defectos y valora tus cualidades.

- Valora las cualidades ajenas en su justa medida.


Por último, todos deberíamos reflexionar que cuando sentimos envidia hacia los logros de una persona, deberíamos tener en cuenta que esa persona ha luchado para conseguir su éxito, y ser conscientes de que si nos ponemos a trabajar en esa línea, nosotros también podremos alcanzar nuestras metas. Antes de sentir envidia, deberíamos valorar qué no hemos hecho nosotros, que esa persona si ha hecho.


"El silencio del envidioso, 
está lleno de ruidos" (Khalil Gibran)



2 comentarios:

  1. Como ya te dije, gracias por escribirlo :) justo lo que buscaba!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya resultado interesante y provechoso. ¡Eres una de mis mejores lectoras! Gracias por proponer temas ;)

    ResponderEliminar